3 claves sobre alimentos para embarazadas

Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Qué es lo que puedo comer cuando estoy embarazada? Esta pregunta es muy recurrente en las mujeres que están en período de gestación. También entre los papás, familiares y amigos que, como es lógico, quieren controlar la mejor alimentación para embarazadas y tomar las mejores decisiones.
En muchas ocasiones, todos estos planteamientos vienen acompañados de búsqueda de información para poder saber cuáles son las pruebas de embarazo más fiables para saber el estado de salud del pequeño que se incorpora a la familia.
Jamón sí o no, carne poco hecha o muy hecha, tratamiento del pescado… mires hacia dónde mires, más todavía si vas a tener tu primer bebé, te van a asaltar muchas preguntas sobre qué debes hacer cuando te enfrentes a los fogones. ¡Mamis pensando en la salud del bebé!, lo más natural del mundo.
Te ofrecemos información sobre tres mitos que van a darte luz sobre la mejor alimentación para embarazadas que habéis arrancado la etapa más importante de vuestras vidas.
Alimentos para embarazadas: ¿qué pasa con la carne, el pescado y los huevos?
1. ¿Los huevos son recomendables si estoy embarazada?
Ya sabes que hay mucha teoría científica y tu médico siempre te va a marcar la mejor dieta para cada caso. Eso sí, te adelantamos un consejo: el huevo siempre tiene que tener un punto de cocción óptimo. El peligro de la salmonella siempre puede estar presente y en algunos casos presenta riesgos tanto para la futura mamá y el bebé. Otro consejo es evitar derivados como la mayonesa o postres como el tiramisú. Son alimentos en los que los huevos se usan crudos.
2. ¿Puedo seguir comiendo carne poco hecha en las primeras semanas de embarazo?
Contestar a esta pregunta no es ninguna tontería. Hay amantes de la carne poco hecha que dudan sobre si van a poder degustar o, en ciertos momentos, cruda. Perdona que nos pongamos un poco técnicos pero debes estar atenta a una palabra que, a lo mejor tu médico en algunas revisiones, te ha comentado: toxoplasmosis. Se produce por un parásito presente en la carne cruda o poco cocinada. La enfermedad puede llegar a provocar malformaciones en el bebé. Nuestro consejo es que evites las carnes poco hechas.
Los embutidos son poco recomendables. Eso sí, ‘hecha la ley, hecha la trampa’. Lo que sí que puedes ingerir son los llamados fiambres elaborados al vapor: jamón york o pavo.
3. ¿El pescado crudo puede estar en la dieta de una embarazada?
Sobre el pescado hay más información. Casi todos conocemos el llamado anisakis. Son larvas que, de manera directa afectan a la salud de la embarazada. Si eres una amante del sushi, te recomendamos que dejes tu pasión para cuando alumbres al nuevo integrante de la familia. El pescado siempre se debe comer en esta etapa muy hecho y vigilando su limpieza.
Te hemos dado pistas sobre tres de los alimentos más cuestionados durante el embarazo. Mientras esperas al momento más especial, seguro que piensas en otros caprichos. Por ejemplo, el dulce. Puedes seguir dándote caprichos pero mucho cuidado e informarte sobre la diabetes gestacional.
Como norma general te recomendamos desayunos fuertes y consultar con tu médico una dieta personalizada si ya de por sí tienes que tener mucho control con tu alimentación. Es un clásico pero te lo tenemos que decir: la fruta y la verdura deben pasar al primer orden de tus prioridades. En cuanto a elección de carnes hay variedad pero el pollo es uno de los platos más recurridos. Y en lo que respecta al pescado la recomendación pasa por fijarte en la variedad blanca y azul.
Las pruebas de embarazo más fiables en los primeros meses
Seguramente si estas preocupada por la alimentación estarás en esa fase inicial del embarazo. En los inicios, además de la dieta te va a preocupar cuáles son las pruebas de embarazo más frecuentes. Vamos a date unas pinceladas sobre los test más importantes en el primer trimestre para conocer la salud del pequeño y descartar posibles enfermedades en el bebé.
El primer mito que queremos desmontar es la espera a hacer pruebas importantes. Hay anomalías genéticas e infecciones que pueden afectar al bebé desde su gestación. Por ello, es recomendable que tu matrona o el ginecólogo te hagan un repaso del calendario de pruebas más recomendable.
Es muy importante también la visita al especialista después de los típicos métodos de confirmación del embarazo. Con un análisis de orina se confirma que todo va bien dentro de los parámetros normales en cuanto a infecciones y otro tipo de cuestiones.
Como te comentábamos, otro de los temas importantes es el de las enfermedades asociadas a anomalías en los cromosomas. Es muy frecuente que tengas dudas sobre cómo detectar si el bebé puede tener síndrome de Down.
Otra de las enfermedades puede estar asociada a síndromes como el de Edwards o Patau. Antes sólo se pensaba en la amniocentesis pero existen alternativas como los test prenatales no invasivos que son totalmente seguros tanto para las mamás como para el bebé.

Síguenos en redes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *