Cólicos del bebé o lactante. ¿Cómo evitarlos?

Volvemos con nuestra guía de consejos y como siempre con la colaboración de todas las Mamás y Papás que participan en Bebé de París
Recuerda que esta guía es un documento de orientación e información y que siempre, siempre, has de consultar tus dudas con tu médico o pediatra. ¡No lo olvides!
¿Qué son los cólicos del lactante?
Se caracterizan por un llanto intenso y sin consuelo que se presenta en episodios repetidos de 2 a 3 horas al día, más de dos días a la semana y normalmente durante la tarde-noche.
Los cólicos suelen darse durante la segunda semana de vida del bebé y hasta los tres meses del recién nacido. Lo habitual es que desaparezcan tras este período.
Además del llanto intenso, el bebé suele contraer sus extremidades, y presentar tensión en el abdomen o cierta rigidez.
Las causas que provocan los cólicos son desconocidas hasta ahora, a pesar de las numerosas investigaciones que se han llevado a cabo. Pero pueden estar relacionadas con:

– Una necesidad de contacto físico.

– Situaciones relacionadas con el estrés.

– El tipo de alimentación.

– Gastrointestinales.

¿Qué hacer cuando nuestro bebé tiene cólicos, cómo podemos evitarlos y aliviarlos?
1. Alimentación.
Si la mamá está dando el pecho, se recomienda evitar ciertos alimentos lácteos como la leche de vaca o los frutos secos como las nueces que pueden provocar alergias transitorias en el bebé.
2. Lactancia.
Durante esta fase es recomendable terminar la toma hasta el final que es dónde hay una mayor concentración de nutrientes en la leche materna.
Una buena postura a la hora de dar el pecho es importante, sobretodo para que el bebé succione sin tragar aire y provocar más gases. En el caso de que estemos dándole el biberón, intentaremos que éste tenga una tetina adecuada, en el mercado encontraremos biberones especiales “anticólicos”.
Tras alimentar al bebé es conveniente ayudarle a expulsar los gases, bien mediante suaves toquecitos en la espalda o facilitando el tránsito intestinal con suaves movimientos, flexionando su piernas contra el vientre.
Se aconseja también respetar las horas entre toma y toma, así como crear un ambiente tranquilo y relajado que no altere al bebé.
Nuestras Mamás también ha recomendado dar al bebé un poquito de manzanilla con anís o hinojo. Que también puede tomar la madre para que ésta pase a través de la leche materna.
3. Masajes.
Los masajes son un buen método para aliviar los cólicos y tranquilizar al bebé.
Para efectuar el masaje podemos utilizar crema hidratante o aceite de masajes para bebé. Desde las ingles hasta la barriguita del bebé haremos pequeños círculos en sentido de las agujas del reloj suavemente, varias veces. También suavemente flexionaremos sus piernas contra el vientre del bebé y realizaremos masajes circulares sobre la planta de los pies.
Los masajes con el mismo método en la espalda también ayudan a que el bebé se relaje.
A veces, simplemente basta con transmitir calor al bebé. Bien puede ser con nuestras propias manos sobre su vientre, o con bolsitas o sacos de calor.
4. Postura.
Cuando se presentan los cólicos, hay ciertas posturas que alivian al bebé.
La más recomendada es aquella en la que cogemos al bebé boca a bajo sobre nuestro antebrazo y mano mientras lo mecemos suavemente.
También podemos tomar la misma posición boca abajo pero sobre nuestras piernas.
Los movimientos y sonidos rítmicos han sido otro de los consejos más comunes y que han resultado efectivos a la hora de calmar a los bebés.

Los cólicos no tienen por qué sufrirlos todos los bebés, de hecho se estima que los padecen alrededor de un 30%. Como dato curioso, los cólicos se dan más en la cultura occidental y son relativamente frecuentes en los recién nacidos. Según se ha ido observando, en las culturas donde es común el porteo, el índice de cólicos y llanto es mucho menor.

Esperamos que esta guía de consejos os haya sido útil y como siempre desde Bebé de París, nuestro agradecimiento a todas las Mamás y Papás que han contribuido con sus consejos.
¡Muchas gracias a todos!

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *