como-saber-el-sexo-del-bebé

Cómo saber el sexo del bebé

como-saber-el-sexo-del-bebé

Como bien sabrás, existen muchas creencias distintas asociadas al ámbito de la concepción, el embarazo y el parto. Una de las más populares se relaciona con la posibilidad de averiguar el sexo del bebé que estás esperando sin necesidad de pasar por la consulta de un médico. De hecho, si tu embarazo ya es evidente, es probable que alguna pariente, vecina o amiga ya te haya sugerido cuál es el sexo de tu hijo fijándose en aspectos como el tamaño de tu vientre, los antojos que tienes o la forma en la que te mueves.

Sin embargo, antes de seguir adelante, tenemos que decirte que no existe ningún método totalmente infalible para saber cuál es el sexo del bebé que espera una mujer embarazada. La forma más segura de averiguarlo es a través de una ecografía y con la ayuda de un profesional médico. Pero lo cierto es que ni siquiera este es un método 100% efectivo. Los mismos médicos reconocen que hay un cierto porcentaje de fallo y todos conocemos algún caso en el que el médico dijo a unos padres expectantes que iban a tener un bebé de un determinado sexo y luego se llevaron una sorpresa a este respecto tras el parto.

Por lo tanto, debes ser consciente desde un principio de que no existe ningún método totalmente infalible para averiguar el sexo del bebé que esperas antes de su nacimiento. Sin embargo, existen algunos trucos que pueden darte alguna idea al respecto, que te queremos presentar a continuación.

barriga-embarazadaLa forma del vientre vs. frecuencia cardíaca

Uno de los trucos más populares para determinar el sexo del bebé es la forma de la barriga y la posición en la que se encuentra el feto en su interior. Supuestamente, si el bebé está en una posición superior, es una niña, y si está muy bajo, es un niño. También se dice que si el vientre adopta una forma muy redondeada, se espera una niña, y si adquiere un aspecto ligeramente puntiagudo, esperas un niño.

Sin embargo, este es un método muy poco fiable y ya está en desuso. Muchas mujeres han sustituido este sistema por el de la frecuencia cardíaca. Se dice que si la frecuencia cardíaca del bebé es superior a las 140 bpm (pulsaciones por minuto), vas a tener una niña y, si el feto presenta una frecuencia cardíaca inferior, será un niño. Sin embargo, los especialistas advierten que este truco no tiene base científica. En realidad, la frecuencia cardíaca de los bebés cambia a lo largo del embarazo y las diferencias apreciables entre la de los niños y las niñas son mínimas.

La frecuencia de las náuseas y la diabetes gestacional.

Las náuseas y el malestar general durante el embarazo pueden ser toda una cruz para muchas mujeres embarazadas. Algunas no sufren apenas náuseas, mientras que otras pueden llegar a estar realmente enfermas, desarrollando la condición llamada “hyperemesis gravidarum”, que puede llegar a provocar pérdida de peso, desnutrición severa y falta de vitaminas y nutrientes. En condiciones extremas, algunas mujeres tienen unas náuseas y vómitos tan severos que se ven obligadas a guardar reposo o a estar hospitalizadas durante varios días para evitar males mayores.

Pero, respecto al tema del que estamos hablando, si sufres de severas náuseas durante tu embarazo, es más probable que estés esperando una niña. De hecho, algunas investigaciones sugieren que, cuanto más violentas y severas sean tus náuseas y tus vómitos, más probabilidades tienes de esperar una niña.

Los especialistas dicen que esto puede deberse a la hormona hCG (gonadotropina coriónica humana), que los fetos que se desarrollan como niñas producen en mayor cantidad. Sin embargo, otro problema grave que se puede desarrollar durante el embarazo se vincula al sexo masculino. Es el caso de la diabetes gestacional, que se relaciona generalmente con la gestación de un varón.

Varias investigaciones han revelado que una mujer tiene más posibilidades de desarrollar diabetes gestacional si va a tener un niño, dado que produce más cambios metabólicos vinculados al embarazo que en el caso de las niñas, aunque los especialistas no se ponen de acuerdo respecto a la razón.

 

La comida ingerida

Los alimentos que consumes durante tu embarazo pueden ser una pista bastante interesante para saber si estás esperando un niño o una niña. Diversas investigaciones en los últimos años han demostrado que los fetos femeninos son más fuertes que los masculinos, por lo que pueden sobrevivir en condiciones más estresantes o difíciles que en el caso de los niños.

Así, en un artículo publicado por la revista de la British Medical Association, se demostró que las mujeres embarazadas que esperaban un niño consumían un 10% más de calorías al día que aquellas que están esperando niñas. Una de las razones de ello que se presentan en este artículo hacen referencia a que la testosterona segregada por el feto masculino envía señales al cuerpo de la madre para que coma más y ayude a su sustento.


Asimismo, otro estudio, publicado en esta ocasión por la revista científica “Physiology & Behavior” indica que si una mujer rechaza o es incapaz de comer ciertos alimentos está embarazada con un niño. Esto es especialmente frecuente en el caso de que te veas disgustada por alimentos que antes solían gustarte.

La razón es que nuestras preferencias y aversiones alimenticias durante el embarazo están vinculadas a nuestro sistema inmunológico y a la necesidad que siente el cuerpo de proteger al feto masculino que, como hemos indicado, es más frágil.

 

Así pues, existen muchas pistas que te pueden ayudar a saber si vas a tener un niño o una niña, algunas con más base científica que otras. En todo caso, recuerda siempre que no existe ningún método infalible y que incluso los especialistas médicos tienen cierto margen de error. ¡Quizá, pese a todo, te lleves una sorpresa el día del parto!

 

Síguenos en redes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *