El cólico del lactante, un llanto que parece interminable.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Tu bebé necesita masaje en la tripita, altas dosis de paciencia y mucho amor.
Uno de los momentos más difíciles de la maternidad es ver llorar a tu recién nacido y no lograr calmarlo con nada. Y es que por más que lo arrulles, lo acaricies, le ofrezcas el pecho o el biberón o intentes dormirlo, tu bebé llora y llora desconsoladamente.
Estás a punto de sentarte a llorar con él o de salir corriendo… Y no funciona que te digan que tengas paciencia, porque estás desesperada, pero créelo: es cuestión de mucha, mucha paciencia.
Te enfrentas a los famosos cólicos del lactante, que no necesariamente tienen que ver con dolor de estómago sino que describen el nerviosismo o la irritabilidad de los menores de cinco meses. De hecho, no hay una explicación única que justifique que un bebé llore incansablemente durante dos o hasta tres horas por varios días. Los expertos le han dado el nombre genérico de “cólico” y recomiendan tratarlo con amor.
Así como lo lees. Tu bebé necesita que lo tomes en brazos, que lo acerques a su pecho y que le demuestres que no está sólo. Se siente perdido en este mundo extraño al que apenas empieza a adaptarse y es posible que descargue todo su “estrés” con el llanto. Muchos lloran más o menos a la misma hora cada día y para algunos es relajante que los sostengan boca abajo, con una mano firme en la tripita.
Los masajes también son importantes y deben concentrarse en el estómago. Utiliza aceite de almendras dulces para que el contacto con la piel de tu bebé sea lo más suave y relajante posible. Pasa primero una mano sobre su tripa con un movimiento circular (en el sentido de las agujas del reloj) y luego pasa la otra mano, haciendo el mismo movimiento y al final poniendo un poquito de presión en la zona intestinal. Es probable que tu bebé tenga gases y este masaje puede ayudarlo.

También se recomienda subir sus piernecitas contra el estómago. Para este movimiento es importante flexionar sus rodillas cuando lleguen al estómago; de esta manera presionas el intestino y le ayudas a expulsar gases.
Si los masajes no parecen funcionar vuelve a tomarlo en brazos y prueba a cargarlo y consolarlo en diferentes posiciones. Si estás segura de que no es hambre, no le ofrezcas el pecho o el biberón porque puede ser peor: asociará el alimento con su malestar y no con un momento placentero.
Una infusión de manzanilla o unas gotas homeopáticas especiales para bebés también pueden calmarlo; lo mismo que una toalla o bolsa con agua tibia (¡cuidado con la temperatura!) sobre el estómago.
Cada bebé es un mundo así que prueba todo lo que se te ocurra: cantos, susurros, ruidos intermitentes (como el tic tac de un reloj) o incluso, un ruido fuerte (como el de un secador) pueden ser soluciones.
Y no te sientas mal si estás desesperada. Es normal que te sientas desbordada y es mejor que pidas ayuda. Sal de la habitación y entrégale el bebé a otra persona que pueda consolarlo. Si tú estás tan tensa, difícilmente podrás ayudar a tu pequeño a superar su malestar.
¿Vuestros bebés han tenido cólicos? ¿Cómo los habéis calmado?

Síguenos en redes:

Una Respuesta a “El cólico del lactante, un llanto que parece interminable.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *