Mi primer día de la madre


El Día de la Madre siempre había sido un homenaje a ellas: a mi mamá, a mis tías y abuelas, y yo lo veía desde fuera intentando ponerme en su lugar e imaginar qué sentirían y cómo lo vivirían. Y hoy, por primera vez, me ha tocado a mí. Es mi primer día de la madre, soy yo la protagonista, y son ellas, mi mamá, mis tías, mis abuelas, las que llaman para saludarme o me homenajean con un regalito.
Siempre había creído que en el día de la madre me gustaría dormir a pierna suelta hasta bien entrada la mañana, y que mi marido me sirviera el desayuno en la cama. Comencé este día despertándome de madrugada, como siempre, para darte el pecho. Tu papá se despertó conmigo, pero no me preparó el desayuno sino que se quedó dormido nuevamente antes que yo.

Siempre había supuesto que para el día de la madre me gustaría recibir joyas, lencería sexy, ropa de moda, un buen libro o alguna de las últimas novedades en tecnología. Tu papá eligió en tu nombre un par de pendientes muy bonitos, pero el mejor obsequio fue tu mirada risueña al despertar, el contacto de tu manita con mis dedos mientras te alzaba, escucharte gorjear al sol de la mañana…
Siempre había imaginado que para día de la madre elegiría mi conjunto favorito para lucirme. Vamos, aún no puedo usar mis prendas favoritas pues arrastro unos kilos después del parto. Y la  blusa que había escogido, pues bien, ¡tuve que cambiármela porque devolviste un poco de leche sobre ella!
Siempre había creído que pasaría mis días de la madre comiendo en restaurantes caros, o relajándome toda la tarde en un spa. Este día transcurrió como tantos otros, pacíficamente, entre pañales, baberos, chupetes y paseos por la plaza del vecindario. Tu papá preparó, eso sí, un delicioso almuerzo, y la familia vino a compartirlo con nosotros, aunque creo que no fui yo la protagonista, pues todos querían verte, cogerte en brazos, sacarte fotos y llenarte de cariño.
Este ha sido mi primer día de la madre. Nuestro primer día de la madre. Nada ha salido como lo imaginaba. ¿Y sabes qué? Ha sido grandioso.
Mi primer día de la madreTú eres mi mejor obsequio. Tú me sorprendes momento a momento, haces que valore cada instante contigo, viéndote crecer a una velocidad vertiginosa. Tú me haces querer ser mejor mamá, mejor mujer, mejor persona para merecerte, para darte lo mejor de mí. Me necesitas para crecer. Estoy aquí para ti, hoy, como todos los días.
Sin duda, mi primer día de la madre ha sido uno de los días más felices de mi vida.

Con la colaboración de:

 

Bebedeparis

Bebedeparis, regalos para bebés en todo el mundo. Canastillas, cestas y regalos para Bebés, Mamás y Papás.

2 thoughts on “Mi primer día de la madre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recent Content